Cuidados de las cicatrices de una mamoplastia

13
ago
cuidados cicatrices mamoplastia

En toda operación de cirugía es necesario realizar un corte en los tejidos del paciente para poder llevar a cabo la intervención quirúrgica. Esa incisión terminará por convertirse en una cicatriz, mayor o menor dependiendo de la capacidad de la piel de regenerar el tejido afectado.

Aunque en la mayoría de los casos, la marca de la incisión es casi imperceptible, algunas mujeres temen que una mamoplastia deje huella en su piel. Si este es tu caso, en este post te daremos algunas indicaciones para que la cicatrización sea óptima y lo más imperceptible posible desde el punto de vista estético.

 

El postoperatorio de una mamoplastia

Cada persona tiene un proceso de recuperación de la piel diferente, pues entran en juego factores específicos como la edad, la genética, los hábitos de vida, el cuidado personal, etc. Es por ello que es necesario seguir algunos consejos para que esa recuperación sea lo más satisfactoria posible.

Si te preocupa mucho que la operación deje una cicatriz muy marcada en tu seno, debes saber que hay varias vías de abordaje para la colocación del implante en una mamoplastia de aumento. Dicha vía determinará el lugar de la cicatriz: axila, areola, surco mamario. Si en tu caso lo que precisas es una mamoplastia reductora, las cicatrices pueden ubicarse alrededor de la areola, verticales, u horizontales en el surco mamario. Para saber cuál es la técnica que mejor se adapta a tus necesidades, te recomendamos que consultes con un especialista.

 

Consejos para el cuidado de cicatrices de mamoplastia

Ya quieras tratar cicatrices de mamoplastia reductora o de aumento, puedes seguir la serie de consejos y recomendaciones para los cuidados del postoperatorio que te damos a continuación. Sin duda influirán positiva y gratamente en la recuperación y en una correcta cicatrización.

 

La paciencia es lo primero

El primer consejo que te vamos a dar es que seas paciente ya que la piel tardará varios meses en recuperarse totalmente. La cicatriz estará roja y dura las primeras semanas, pero eso es lo normal, debe madurar para adquirir el aspecto definitivo mucho más discreto. El proceso de maduración puede durar 6-12 meses. Por tanto, no debes perder la paciencia, esto reducirá el estrés y permitirá que la piel haga su labor más satisfactoriamente.

 

No hagas sobreesfuerzos, evita tensión en la cicatriz

Aunque parezca algo obvio, siempre es bueno recordar evitar hacer sobreesfuerzos, sobre todo los primeros días del postoperatorio. Rodéate de alguien que cuide por ti en estos días en los que te encuentres un poco más débil. Una vez recuperada, es importante evitar tensión sobre la cicatriz, pues ésta produce abultamiento y ensanchamiento de la cicatrices de mamoplastia

 

Lleva una dieta sana y equilibrada

Si siempre es aconsejable una dieta sana y equilibrada, aún lo es más tras la recuperación de una operación quirúrgica, en la que la piel está un poco más sensible. Hay ciertos alimentos que están más vinculados al proceso de cicatrización, como son aquellos que contienen vitaminas del grupo B, vitaminas C y K, entre otros.

 

Evita el tabaco

El humo del tabaco obstruye los vasos sanguíneos disminuyendo la oxigenación de los tejidos, es por tanto muy perjudicial para la cicatrización. Asimismo la inhalación de humo en nuestro organismo puede acarrear que la zona afectada tras la incisión se infecte. Para evitar que esto ocurra, no debes fumar.

 

Protégete del sol

Se debe proteger bien la cicatriz de los rayos solares para evitar que se pigmente, evita tomar el sol al menos los primeros meses tras la operación, fundamentales para la recuperación. En caso de exponerte al sol, utiliza siempre protector solar, y utilizar algún tipo de prenda o complemento para que no haya contacto directo entre los rayos del sol y tus senos.

 

Hidrata bien la cicatriz

Debes hidratar muy bien la cicatriz y la piel de alrededor para mejorar la elasticidad de ésta. Puedes utilizar cremas hidratantes vegetales o animales, crema de karité, aloe vera, aceite de rosa de mosqueta, etc.

 

Parches de silicona

En las farmacias puedes encontrar parches reductores de cicatrices. Son productos que utilizados correctamente mejoran la apariencia estética de este tipo de cicatrices a largo plazo. Consulta con tu cirujano cuáles, cuándo y cómo debes usarlos.

 

Masajes

Es bueno masejear las cicatrices varios minutos cada día, para ayudar a la maduración. Gracias al masaje conseguiremos que se blanqueen y ablanden correctamente. Es algo que puedes hacer en casa cada día y verás los resultados.

 

Esperamos que estos tips para el cuidado de heridas y cicatrices te haya servido de ayuda. Si estás pensando en realizarte una mamoplastia, es necesario que acudas siempre a un especialista. Éste evaluará tu caso personal para recomendarte las mejores opciones para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.