Efectos secundarios del botox

27
ago
efectos secundarios del botox

Hola lectores!! En el artículo de hoy vamos a desarrollar cuales son los efectos secundarios del Botox, un tratamiento con toxina botulínica tipo A con fines estéticos se ha popularizado mucho en los últimos años. Se trata de un tratamiento realmente efectivo para tratar la arrugas dinámicas o de expresión en la cara. Está particularmente indicado en el tercio superior de la cara, para evitar las arrugas en la frente, en el entrecejo y en las patas de gallo o zona periocular. También se utiliza con fines no estéticos para el tratamiento de la hiperhidrosis o sudación excesiva en axilas, palmas de manos y pies, y para la corrección del blefarospasmo, entre otras. Es un tratamiento adecuado tanto para mujeres como para hombres.

Aunque muchos pacientes no lo saben, el Botox no sólo es un buen tratamiento para quienes tienen arrugas marcadas tras muchos años con una gesticulación importante de la cara. Por el contrario, es aún más efectivo si se utiliza como tratamiento preventivo desde edades más precoces, aproximadamente desde los 30-35 años, aunque aún no se tengan muchas arrugas marcadas.

Ante la expectativa de tratamientos repetidos (habitualmente 2 veces al año) con la toxina, hay pacientes que se preguntan por los efectos secundarios del Botox, tanto a corto como a largo plazo, y sobre las precauciones que deben tener después de la aplicación de la toxina. Si ése es tu caso, sigue leyendo porque te lo vamos a contar en este post.

 

Efectos del Botox

El efecto que causa el Botox es la parálisis temporal de los músculos en los que se infiltra. La toxina bloquea la unión neuromuscular, de manera que los impulsos nerviosos no puede producir la contracción y, por tanto, el movimiento del músculo. Esto hace que el paciente tenga limitada la gesticulación de la cara, y por tanto, se formen menos arrugas dinámicas. La parálisis no tiene por qué ser completa, de manera que se consiga un movimiento suave, sin efecto máscara o de cara inexpresiva. Los efectos del Botox son transitorios, con vuelta a la movilidad normal en aproximadamente 6 meses, por lo que es completamente reversible.

 

Precauciones después del Botox

Después de una sesión de infiltración de Botox no son necesarias grandes precauciones, y la vuelta a la vida diaria completamente normal es casi inmediata. No obstante, es bueno seguir las siguientes recomendaciones:

 

Ejercicio intenso

Aunque pueden realizarse las actividades normales de la vida diaria de manera inmediata, se recomienda no realizar ejercicio físico intenso o extenuante, o deportes fuertes, en las primeras 24 horas.

 

Masajes locales

Se recomienda no masajear la zona tratada después de la sesión.

 

Analgésicos

Si presenta dolor tras el tratamiento, se puede tomar algún analgésico tipo paracetamol o antiinflamatorios no esteroideos.

 

Efectos secundarios del Botox

 

Además de los efectos deseados, el Botox puede producir efectos no deseados o adversos, como la gran mayoría de medicamentos. Estos efectos son en general poco frecuentes, y dependen de la zona de infiltración. La mayoría se producen en las primeras horas o días tras el tratamiento, aunque algunos pueden aparecer a largo plazo.

Vamos a centrarnos en los efectos secundarios en el tratamiento de las arrugas en la cara (en la frente, en el entrecejo y en las patas de gallo).

 

Inflamación y hematoma

Pueden producirse pequeños moretones en las zonas de punción, que desaparecen espontáneamente en 2-5 días. No es recomendable masajearlos.

 

Ptosis palpebral

Uno de los efectos secundarios más conocidos y temidos del Botox es la ptosis o caída del párpado. Se produce porque la toxina que se infiltra en la frente o el entrecejo difunde hasta el párpado superior y paraliza el músculo que lo eleva, produciendo su caída. Se puede tratar con un colirio y es completamente reversible.

 

Reacciones alérgicas

Como cualquier medicación, el Botox puede producir reacciones de tipo alérgico, que pueden ser leves y producir únicamente inflamación, enrojecimiento e hinchazón, o más graves y presentarse con síntomas como dificultad para respirar y edema importante.

 

Asimetría en la cara

Si la toxina no se aplica correctamente y en las dosis adecuadas en ambos lados de la cara, se pueden producir asimetrías, con desnivel en la altura de las cejas, deformidades y movimientos poco armónicos.

 

Otros efectos menores

En algunas personas se producen efectos adversos leves del tipo enrojecimiento y dolor en los puntos de punción, cefalea o dolor de cabeza, y un cuadro de tipo gripal.

 

La gran mayoría de estos efectos aparecen en las primeras 24-48h de la infiltración. Y también lo más habitual es que sean efectos a corto plazo, que desaparecen en los primeros días, como la inflamación, los hematomas, la cefalea, o los síntomas de tipo gripal.  La ptosis o caída del párpado puede tratarse, pero aún así puede durar hasta 2-3 semanas. Otros efectos, como las asimetrías faciales, deben corregirse con un “retoque” (nueva infiltración adicional de toxina) o durarán hasta 6 meses que tarda la toxina en perder su acción.

Esperamos que esta información te haya servido de ayuda. Es importante saber que los efectos adversos más graves del Botox se deben en muchos casos a una infiltración inadecuada, de manera que la toxina difunde a músculos en los que no debería actuar. Por lo tanto, es muy importante que el tratamiento lo realice un médico especialista con formación adecuada. Asegúrate de realizar este tipo de tratamiento en una clínica autorizada con especialistas titulados.

 

Para más información sobre el Botox, haz click

Tratamiento rejuvenecedor con Botox

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.