Tipos de manchas en la cara

03
sep
tipos de manchas en la cara

La cara es el centro de atención en las relaciones sociales. Cualquier mancha en la cara es, por tanto, muy visible y puede preocuparnos mucho ya que en ocasiones pueden ser muy inestéticas. Hay manchas en la cara que aparecen al nacimiento (congénitas) y otras que aparecen más tarde (adquiridas), en muchas ocasiones asociadas a la edad. Algunas son inevitables y otras se pueden prevenir, ya que son resultado de exposiciones solares inadecuadas o tratamientos invasivos inapropiados.

Las manchas en la cara pueden tener contornos regulares y bien definidos, o ser irregulares y difuminadas. Pueden ser manchas blancas (más claras que el resto de la piel) o rojas y oscuras (más pigmentadas que el resto de la piel). También pueden ser planas o sobreelevadas, y lisas o rugosas.

 

¿Qué tipos de manchas pueden aparecer en la cara?

Manchas blancas

Son manchas habitualmente debidas a una enfermedad llamada vitíligo. La causa de esta enfermedad es la falta de melanina, que es el pigmento que da color a la piel. Este pigmento está producido por los melanocitos, que en el vitíligo mueren o dejan de funcionar. Aparecen manchas claras o blancas en cualquier lugar del cuerpo, incluida la cara.

Pecas o efélides

Son muy comunes, pequeñas manchas marrones por aumento del pigmento melanina, que salen en zonas expuestas al sol. Existe una predisposición genética a tener pecas, que aparecen con la exposición al sol. Por tanto, son más frecuentes en las zonas que más enseñamos, como la cara, y también en brazos, hombros, tórax y espalda. Son más frecuentes en personas con la piel blanca y ojos claros.

Lunares o nevus

Son proliferaciones de células pigmentadas o “névicas” (nevus melanocíticos). Aparecen como pequeñas manchas generalmente abultadas, redondeadas, de color desde marrón oscuro a rosa. Lo más habitual es que sean lesiones adquiridas (más frecuentes que los congénitos). La causa se desconoce, aunque entre los factores causantes están la predisposición ganética y la exposición excesiva al sol. Por tanto, igual que las pecas, aparecen en zonas expuestas como la cara.

Manchas solares o léntigos

Los léntigos solares son manchas de la piel asociadas a la edad o al envejecimiento, y a la exposición solar por la radiación ultravioleta. Su causa principal es la exposición excesiva o inadecuada al sol sin protección. Aparecen como manchas marrones muy bien delimitadas, planas, redondas o estrelladas. Muy comunes en el dorso de las manos, y también en el escote y la espalda (zonas expuestas), aunque también pueden aparecer en la cara.

Melasma y cloasma

El melasma o cloasma es una condición de la piel, en la que aparecen manchas marrónceas hiperpigmentadas. Pueden ir desde el color marrón claro al oscuro, o incluso pueden ser grises. El lugar predilecto de estas lesiones es la cara. Puede aparecer en hombres y mujeres, aunque es mucho más frecuente en el sexo femenino, y sobre todo en mujeres durante el embarazo. También se ha asociado a tratamientos hormonales y al uso de anticonceptivos orales. Dentro de la cara, puede aparecer en nariz, mejillas, frente, y característicamente en labio superior con efecto de “bigote”.

Melanoma

El melanoma es un tumor cutáneo maligno, agresivo y con alta capacidad invasiva y de metastatizar (diseminarse a otros lugares), que aparece en adultos jóvenes preferentemente. Puede confundirse con un lunar, y es importante diagnosticarlo a tiempo para que el pronóstico no sea infausto. Los signos de alarma son manchas parecidas a un lunar pero con bordes irregulares, pigmentación también irregular, a veces pican y molestan, y pueden cambiar de tamaño, forma y color. Es importante acudir al dermatólogo lo antes posible ante la sospecha. El tratamiento debe ser la extirpación amplia de la lesión con márgenes de seguridad, y en los casos necesarios, la quimioterapia posterior.

Manchas rojas

Las manchas rojas pueden aparecer por diversos motivos. Una dermatitis es una causa frecuente, por alergias a alimentos o cosas que estén en contacto con la piel, o por la aplicación de productos cosméticos. También las lesiones vasculares como las arañas vasculares pueden ser rojas.

Otras

Pueden aparecer manchas en la cara también como secuelas del acné. Se trata de cicatrices que son difíciles de tratar. También pueden salir manchas después de tratamientos invadidos inapropiados como peeling, dermoabrasiones, etc, por lo que es importante acudir a una clínica de confianza para evitar este tipo de secuelas de manchas y cicatrices.

 

Consejos para evitar las manchas adquiridas

Como hemos visto, muchas de las manchas que pueden aparecer en la cara son debidas a la exposición solar crónica e inapropiada, con insuficiente protección. La medida preventiva más eficaz, por tanto, es evitar la exposición a la radiación ultravioleta de forma directa y prolongada, sobre todo en las horas centrales del día. También es necesaria la aplicación de cremas solares de pantalla total.

Esperamos que hayas aprendido algo nuevo sobre las manchas, y sobre todo, que hayamos contribuido a que te conciencies de la importancia de la protección solar de toda la familia, desde la infancia, para evitarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.